Miércoles, Julio 6, 2022
HomeInvestigaciónCrónicasLa ley y el orden en la cancha

La ley y el orden en la cancha

El ser juez del deporte más popular del mundo implica esfuerzo, dedicación y sobretodo una preparación mental para sobrellevar las críticas de los hinchas al no estar de acuerdo con su decisión. Cada árbitro necesita una sólida formación para impartir justicia.

Redacción: Fanny Arotaipe

Son las 5:50 de la mañana y mientras los primeros rayos del sol iluminan la ciudad, un grupo de varones y mujeres se preparan en la pista atlética del estadio Melgar para impartir justicia en las canchas cada fines de semana. La preparación de un árbitro de fútbol es tenaz, ellos entrenan con doctrina porque son llamados a mantener el orden y la disciplina en el césped.

Los más de 100 réferis existentes en nuestra Ciudad Blanca se preparan físicamente los martes, miércoles y jueves. Tres días en los que sus músculos se desarrollan y se vuelven más fuertes para luego recorrer en los distintos escenarios deportivos, los estadios son testigos del recorrido incansables e historias de triunfos y derrotas.

DIFICULTADES
Y es que ser árbitro de fútbol —sobre todo peruano— es muy complicado, te expones a los insultos de los hinchas, de los jugadores y la mala cara que suelen ponerte una vez sonado el silbato concluye el partido y rechazan las decisiones de los jueces.

Pero, ellos analizan cada detalle del partido, se preparan con esmero, aunque muchos creen que su labor es sencilla.

“Es sacrificado, pero a la vez recompensado. Entrenar no solo nos ayuda en nuestra labor, sino también a mantenernos sanos”, comenta el preparador físico de la Comisión Departamental del Árbitro, Jim Ademir Paredes Kusikanki.

Los martes, miércoles y jueves son los días de entrenamiento de los árbitros

Las fiestas, fechas importantes, días no laborables no existen para los árbitros, quienes tienen que cancelar u olvidarse de festividades para dedicarse al entrenamiento y acudir a cada partido. Así estar dispuestos en las canchas.

La disciplina, esfuerzo y pasión son las claves para calentarse entrenando en las gélidas mañanas y cumplir con las exigencias del coordinador.

“Yo veo mucha pasión en los jóvenes, que persiguen un sueño. El acto de estar aquí todas las mañanas, sin importar el frío, demuestra el gran amor que tienen por arbitrar”, señala.

EN LO ALTO
Llegar a la FIFA es el sueño de muchos de ellos. Cada uno tiene mentalizado que el entrenamiento no solo es mover las rodillas o superar un tiempo récord corriendo, sino también es entender el fútbol.

El deporte que da felicidad a muchos hinchas que ven ganando a su equipo o también genera lo contrario: verlos llorar al observar que sus favoritos no clasificaron al Mundial.
“El mayor logro de muchos jóvenes es llegar a ser árbitro FIFA. Cuando inicié, que fue a mis 15 años pensaba igual, pero ahora ya por la edad es algo que no puedo. Yo soy árbitro nacional y ahora lo que más anhelo es que otros lleguen por mí. Transmitir todos mis conocimientos a los nuevos que van llegando y que anhelan emprender un camino siendo juez en las canchas”, refirió Giancarlo Alvarado, árbitro de la nacional.

Los requisitos para llegar a ser FIFA es lo que todos los días van cultivando los muchachos. Y la cosecha de sus intensos entrenamientos será la que los lleve a la cima.

PREPARACIÓN MENTAL
La constancia en obtener un buen resultado físico no es lo único que deben cuidar. La preparación mental va de la mano en su formación.

Los jueces en cada partido deben olvidarse que son fanáticos de alguna camiseta.
Ellos tienen que aguantar todo lo que sienten cuando derrotan a su equipo favorito.
“Nosotros somos muy fanáticos del fútbol. Yo primero jugaba en las canchas y de allí nació la idea de ser árbitra. Tengo equipos favoritos, pero todo ese amor a ciertas camisetas tenían que desaparecer cuando iniciaba el minuto uno del partido (…) A los que llegan tenemos que enseñarles a manejar esas emociones las cuales pueden ser traicioneras en nuestra profesión”, aseguró la vicepresidenta de la comisión de árbitros de Arequipa, Matilde Luque.

“Cierro los ojos, respiro profundamente y me olvido de los equipos que están jugando. Es un ejercicio que me ayuda. Cuando los abro solo recuerdo mi deber en la cancha que es impartir justicia”, comenta Gian Alvarado.

Con los años de experiencia uno va manejando mejor sus emociones. Pero cuando uno recién está empezando es algo más complicado.
Por ello, el preparar su mente y estabilidad emocional son indispensables al momento de arbitrar.

“No solo es dejar la camiseta de lado, es recordar y tener en cuenta que recibirás algunos gritos, insultos o empujones por parte de los hinchas. Lo que más me cuesta a mis 22 años es conciliar con el público”, señala Renzo Tejada.

La mañana termina luego de un largo y duro entrenamiento.
Son las 7:00 horas todos están sedientos, cansados, pero satisfechos con los resultados.
Las risas y bromas no faltan mientras se van despidiendo. Los miembros de la asociación saben que son amigos y compañeros, quienes se apoyan y animan entre sí para que todos cumplan con sus objetivos.

ELLAS ROMPEN LOS ESTEREOTIPOS

Cada año aumenta la participación de mujeres.

Si la exigencia, disciplina y esfuerzo es un reto para un árbitro varón, el desafío es mayor para una mujer, quien quiere romper los estereotipos y desenvolverse en las canchas.
El arduo entrenamiento no se compara a los rechazos y hasta groserías que reciben las árbitras, de parte de los hinchas, al momento de impartir justicia entre equipos; y solo por el hecho de ser dama.

“Yo primero fui futbolista y cuando ví a una mujer arbitrar me llamó la atención y desde hace 15 años estoy en esto. Sin embargo, hasta el día de hoy no creen que las mujeres estamos preparadas para este reto, porque es un verdadero reto estar en el terreno de juego pues la sociedad, los hinchas no nos admiten en su totalidad”, sostuvo la vicepresidenta de la comision de árbitros de Arequipa, Matilde Luque.

El lento avance en cambiar el tópico de las personas, no impide en el avance de las juezas de la cancha de fútbol.

“Poco a poco nos están aceptando, pues dentro del estadio o cuando eligen a alguien para arbitrar no se fijan si es un hombre o mujer, solo que tenga un buen rendimiento y cumpla con todas las exigencias”, comenta Matilde Luque.
Las árbitras compiten al igual que un varón, a veces la discriminación viene de los equipos y público, pero ellas están listas para hacerse respetar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Lo más leído